Andrea Ferreyra: “En La Celia somos almas inquietas, siempre en la búsqueda de lograr mejores productos”

Andrea Ferreyra, jefa de enología de La Celia.
Andrea Ferreyra, jefa de enología de La Celia.

Fundada en 1890, Finca La Celia es la bodega más antigua de la región. Está ubicada a 110 kilómetros al sur de la capital de Mendoza, donde atesora un terruño de viñedos único y un paraíso natural al pie de la Cordillera de Los Andes.

Hoy dialogamos con Andrea Ferreyra, jefa de enología de La Celia, para conocer un poco más su destacada trayectoria y también la actualidad de la bodega.

Andrea se graduó como Licenciada en Enología en la Universidad Juan Agustín Maza (Mendoza), donde también realizó un posgrado sobre Management de Calidad del Viñedo al vino. Este año, además, formará parte del jurado de la segunda edición del Concurso Nacional Guarda14 de vinos y espirituosas.

-¿En qué año llegaste a la bodega y cómo te convertiste en la principal enóloga de La Celia?

-Llegué a trabajar para la vendimia 2006, justamente un 1 febrero (día del empleado vitivinícola). Empecé haciendo la futura alta gama de La Celia, desarrollando los vinos que hoy conocemos como Elite y Heritage. En ese entonces teníamos un vino ícono, que era un blend de las mejores parcelas de la finca (La Celia Supremo), pero hacia abajo no había otros vinos de alta gama.

Fue un camino muy lindo, con muchos desafíos, cuando la vitivinicultura estaba en su fase exponencial de crecimiento cualitativo. Luego, en 2009 me dieron la responsabilidad de estar a cargo de una marca de La Celia, destinada 100% a la exportación y en 2012 quedé al frente del equipo de Enología de La Celia.

-Desde tu lugar, ¿cuál es la impronta personal que le das a los vinos de la Bodega?

-Nuestros vinos son elaborados con uvas propias de nuestra finca, que abarca Eugenio Bustos, La Consulta y Paraje Altamira, en el sur del Valle de Uco, región donde se encuentra la bodega y los viñedos. La enología que desarrollamos en La Celia está enfocada en hacer vinos que nacen de la interpretación de un lugar: su suelo, su geografía, su historia, sus prácticas. Son vinos en los cuales se expresa su origen.

El viñedo y la bodega están ubicados en el Valle de Uco, teniendo el beneficio de la “pertenencia” a un lugar con características agroecológicas únicas: pureza de aire, de agua y de suelo; al pie de la cordillera de Los Andes; con un excelente clima, apto para el desarrollo cualitativo de la vid y con una riqueza histórica muy importante también. Este lugar, que es único, nos permite elaborar vinos con una calidad de textura y refinamiento sumamente valorados.

Entonces, en todos nuestros vinos pretendemos destacar la frescura de la región, por lo cual el punto de cosecha es fundamental para mantener la vivacidad y energía. Más allá de la segmentación, el rol del equilibrio es fundamental y es por ello que el uso discreto de la madera de roble es a los fines sólo de crianza.

-¿Qué significó para tu carrera haber sido galardonada con el premio a la Mejor Enóloga Mujer en la 5ta Edición del Sakura Japan Women´s Awards?

-Ese reconocimiento se dio en 2018, en Japón, fue muy gratificante y es el espejo del trabajo de muchas mujeres del vino, no sólo el mío. En mi caso, fui la primera de Latinoamérica también. Te comento, que Sakura significa “flor de cerezo”, la ceremonia se realiza en marzo, que es el mes de la mujer, y el paisaje es con los cerezos en flor, muy lindo.

-Contanos un poco acerca de la historia de La Celia

-La historia de la bodega se inicia cuando Eugenio Bustos, oriundo de la provincia de San Luis, llega al Valle de Uco, allá por 1840. Se enamora del lugar y logra adquirir una propiedad en lo que hoy conocemos como San Carlos, de aproximadamente 40.000 hectáreas. La principal actividad económica era la ganadería y la agricultura.

Hacia fines de 1870/principios de 1880 el modelo migra hacia la vitivinicultura, pues en una venta de caballos a Francia, recibe como parte de pago estacas de vid (Malbec). Con el inicio de este tipo de actividad, la familia Bustos empieza con la construcción de la Bodega, nombrada “La Celia” en honor a una de las hijas de Eugenio, Celia Bustos. La Bodega se funda en el año 1890, siendo la primera en establecerse en el Valle de Uco. Empieza así un gran legado para toda la industria vitivinícola argentina.

La bodega se encuentra en lo que hoy conocemos como el distrito de Eugenio Bustos, fundado en 1923 con la llegada del ferrocarril y cuyo nombre fue puesto en honor a la persona que aportó mucho para la prosperidad de la región.

La propiedad llegó a tener más de 3.000 hectáreas de Malbec, los primeros viñedos en altura ubicados entre lo que hoy conocemos como los distritos de Eugenio Bustos y La Consulta y también los más australes del valle de Uco.

Andrea Ferreyra, jefa de enología de La Celia.
Andrea Ferreyra, jefa de enología de La Celia.

-¿Cómo siguió el desarrollo de la bodega?

-La Celia estuvo en manos de la familia Bustos hasta el año 1998, cuando fue adquirida por el grupo vitivinícola chileno San Pedro, hoy VSPT Wine Group. Al día de hoy la Bodega mantiene su arquitectura original y fue declarada, junto a la casona familiar de los Bustos, Patrimonio Histórico Cultural de la Vitivinicultura Argentina en 2008.

-¿Qué lugar ocupa hoy la bodega dentro del mercado argentino y en el mundo?

-Nuestra marca ha tenido un crecimiento importante en los últimos años en el mercado de Argentina. Durante muchos años el principal mercado era el externo y luego -a partir de 2015/2016- retomamos el mercado doméstico, tímidamente al principio y hoy por hoy es aproximadamente 50% exportación y 50% mercado doméstico como se distribuye.

-Dónde están ubicados sus viñedos, y qué caracteriza a los suelos de estas fincas?

-El proyecto de La Celia se encuentra ubicado a 110 kilómetros al sur de la capital de Mendoza, donde atesora un terruño único, un paraíso natural al pie de la Cordillera de Los Andes. Cuenta con 511 ha ubicadas en una única propiedad, en el corazón del Sur del Valle de Uco, de las cuales 380 están cultivadas.

Nuestro viñedo es un solo paño y se encuentra en la zona comprendida entre Eugenio Bustos (hacia el Este) y Paraje Altamira (hacia el Oeste); es decir que tenemos tres geografías o lugares distintos en un solo viñedo, y si bien el origen de los suelos es el mismo, aluvional y calcáreo, al estar en distintas alturas y tener composición distinta, los vinos se van a expresar de manera diferente.

-¿En qué consiste la “viticultura de precisión” con la que se obtienen vinos de alta gama?

-Consultando con nuestro agrónomo, Agustín Leiva, la viticultura de precisión aplica no sólo a los vinos de alta gama. Consiste en aplicar tecnologías para lograr un manejo preciso y diferenciado según las necesidades y objetivos.

Por ejemplo, un barrido de conductividad eléctrica a distintas profundidades en un sector del viñedo puede orientarnos respecto a los distintos perfiles de suelo, que sumado a controles de índice verde (NDVI), puede ayudarnos a interpretar las necesidades nutricionales del viñedo o cosechar una misma parcela por tipo de suelo; todo esto es orientativo y luego debe verificarse en campo.

Otro ejemplo importante es el manejo del riego, que es crítico en nuestra región, habiendo tecnologías como sensores de humedad, cámaras de presión, uso de drones, etc. que pueden advertir cómo está el estado hídrico del suelo y/o de la planta.

- ¿Cuál dirías que es hoy el vino ícono de La Celia?

-Nuestra línea ícono está compuesta por tres vinos que representan lo que, a nuestro entender, es la mejor interpretación de las tres geografías que tenemos en nuestro viñedo.

Estos tres vinos nacen del concepto de comunicar “lugar” antes que “variedad o cepa”, por eso en la etiqueta de los mismos ésta no aparece y se menciona sólo el origen y son producto de un arduo trabajo del equipo técnico de La Celia.

Esos vinos son: La Celia Paraje Altamira, un vino 100% Malbec proveniente del polígono n°13 de casi 1 ha de superficie; La Celia La Consulta, un vino 100% Cabernet Franc proveniente del polígono n°5 de 1 ha de superficie y La Celia Eugenio Bustos, un vino 100% Cabernet Sauvignon cuyo origen es el polígono n° 1 de 1 ha de superficie.

La exclusividad de estos vinos está garantizada por su origen: que provienen de estas pequeñas subparcelas o polígonos de Paraje Altamira, La Consulta y Eugenio Bustos, que nos permitieron desarrollar 2400 botellas de cada uno de ellos.

-¿Qué novedades o lanzamientos podemos esperar para los próximos meses?

-Somos almas inquietas que estamos en la búsqueda de nuevos entendimientos para lograr los mejores productos que nuestro viñedo puede darnos.

Principales líneas de vinos de La Celia

  • La Celia Reserva, con origen en Eugenio Bustos y La Consulta. Los vinos son: Pinot Grigio, Chardonnay, Rosé (80% Pinot Noir y 20% Pinot Grigio), Malbec, Malbec-Cabernet Franc (80% Malbec-20% Cabernet Franc) y Cabernet Sauvignon. En esta línea se utiliza el concepto de co-fermentación.
  • La Celia Pioneer, tiene su origen en La Consulta y Paraje Altamira. Los vinos son Chardonnay, Malbec y Cabernet Franc.
  • La Celia Elite, conformada por un vino 100% Paraje Altamira que por el momento tiene desarrollado sólo un Malbec. El otro vino es 100% La Consulta, 100% Cabernet Franc.
  • La Celia Heritage, es 100% Paraje Altamira y se compone de Single Vineyard Malbec.
  • Terruños, se compone de tres vinos: La Celia Paraje Altamaira (100% Malbec), La Celia La Consulta (100% Cabernet Franc) y La Celia Eugenio Bustos (100% Cabernet Sauvignon). Estos vinos nacen de pequeños bloques o polígonos de 1 ha de superficie.

“En todos los casos, son vinos muy transparentes al lugar y a la cepa que les da origen; la elegancia es una constante en todos ellos”, explica Andrea.

Para finalizar, la jefa de enología de La Celia agrega que “En 2022 dos de nuestros vinos insignia fueron destacados en el reporte de vinos argentinos de la prestigiosa edición de Patricio Tapia en Descorchados. De esta manera, La Celia consolida la enorme trayectoria enológica de 125 años, que sigue apostando a la creación de vinos de gran calidad”.

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA