Andrea Donadío es la Mejor Sommelier de Argentina, y viajará al mundial en Francia

(De Izq. a der.) Alma Cabral, Delvis Huck y Andrea Donadio, compitieron este sábado por el título de Mejor Sommelier de Argentina.
(De Izq. a der.) Alma Cabral, Delvis Huck y Andrea Donadio, compitieron este sábado por el título de Mejor Sommelier de Argentina.

El país llevará a dos de sus mejores representantes al Mundial de la Sommellerie Francia 2023.Este sábado, en una competencia emocionante y reñida, se eligió a la mejor del país, quien se sumará a la argentina Valeria Gamper, campeona panamericana de este año en Chile.

Delvis Huck, Alma Cabral y Andrea Donadio compitieron este sábado por el título de Mejor Sommelier de Argentina. Las tres especialistas, resultaron clasificadas para la gran final de entre los 35 concursantes de todo el país y debieron superar difíciles pruebas antes de que se anunciara a la tercera de ellas como la ganadora.

¨Estoy muy contenta, emocionada y agradecida. Agradezco a mi familia, a las otras dos chicas finalistas (Alma Cabral y Delvis Huck) hicimos un muy lindo grupo en todos estos meses. Gracias a todos y a la Asociación Argentina de Sommeliers también por la contención y el acompañamiento. La sommellerie es hoy eso, acompañamiento, entre otras cosas”, aseguró Donadio al finalizar el concurso, visiblemente emocionada.

Y destacó el hecho de que, por primera vez, se realice en Mendoza, teniendo en cuenta que, se trata de la 9º edición del concurso. “Estoy muy agradecida a la provincia de Mendoza, estar acá es muy importante, se vivió todos estos días una energía enorme, era importante estar cerca de la Cordillera de los Andes y de los viñedos¨, apuntó.

El Teatro Mendoza se vistió de fiesta para el concurso de Mejor Sommelier de Argentina
El Teatro Mendoza se vistió de fiesta para el concurso de Mejor Sommelier de Argentina

Variedad, región y añada

Como si se tratara del “El precio de la Historia” -programa en donde reconocen y valúan antigüedades-, las tres mujeres demostraron sus conocimientos en cada una de las cuatro pruebas a las que fueron sometidas -con no más de 6 minutos para completar ninguna de ellas-. En la primera de ellas, Donadío fue capaz de identificar con absoluta seguridad cada uno de los tres vinos blancos que se le presentaron, reconoció cepas y los sabores y texturas le ayudaron a diferenciar entre un vino de origen alemán, otro francés y el tercero, argentino.

Pero no solo eso, sino que la geografía hace al vino -la altura, las características del suelo, la amplitud térmica, y otros factores afectarán al sabor y al cuerpo del producto final-, por lo que cada una de las participantes debió unir un tipo específico de roca con el vino que habían probado anteriormente, prueba que también lograron superar.

Luego llegó el momento de explicar la complejidad de un vino tinto, primero en castellano y luego en inglés, atendiendo a que la Mejor Sommelier de argentina, será la representante del país en el mundo.

Nuevamente el aroma, el color, sus sabores y la complejidad de la bebida, fueron las únicas herramientas con las que contaron las tres excelentes sommeliers argentinas para ofrecer una “descripción completa” del contenido de la copa. E incluso, tanto Donadio como Alma Cabral (3er puesto), sumaron el posible precio del producto, y con qué sería recomendable maridarlo.

La tercera prueba significaba atender una mesa -”tomar la comanda”-, recomendar los vinos para un menú de plazos de un renombrado (aunque ficticio) restaurante de Mendoza en el que sus comensales preferían únicamente vinos blancos. Las mujeres demostraron sus conocimientos al ofrecer vinos frescos para acompañar ensaladas, vinos más complejos o secos para acompañar carnes grasas o quesos, pero se encontraron con una “trampa”, en la carta de vinos, no todos los nombres que se les presentaban se correspondían con vinos blancos, y no fueron advertidas.

Finalmente, cada una de las jóvenes, que fueron presentándose por separado y sin ver a sus contrincantes, tuvo que “tomar el pedido de una comensal” (en una situación simulada), que buscaba ofrecerle a sus acompañantes un buen vino pero que debía ser decantado para que se aprovecharan al máximo todas sus propiedades organolépticas. Nuevamente, para subir la dificultad del evento, a mitad del desafío, se le pidió a cada sommelier preparar un Gin Tonic para uno de los comensales. Tenían 6 minutos para completar la prueba, pero los nervios traicionaron a las participantes y solo Donadio logró preparar el trago, aunque no servirlo.

El desafío final sirvió como una suerte de preparación para las tres mujeres, destacadas sommeliers, más allá de que solo una ostenta hoy el lugar de “la mejor”; y tuvo que ver con ponerlas en la situación en la que deberían convencer al propietario de un restaurante -Alejandro Vigil hizo el papel-, de incorporar cepas criollas a sus cartas para maridar platos, pero también, para que las conozcan en el mundo.

Alma Cabral destacó la “versatilidad de las uvas criollas”, la posibilidad de producir a partir de ellas, vinos que acompañarían bien los platos de más difícil combinación. Delvis Huck insistió en que el llamado “Nuevo Mundo”, tiene tradición vitivinícola y puede aportar nuevos sabores para el Viejo Mundo. Finalmente, Donadío coincidió con Cabral, sobre las posibilidades que tienen las uva criollas para dar “vinos blancos, rosados y tintos; vinos ligeros o complejos, para atender la demanda de los distintos consumidores”, agregó.

La prueba final y el anuncio de la ganadora

A nivel internacional, la sommellerie argentina posee una excelente reputación y ello es algo que queda demostrado tanto por el interés que despierta en todo el globo la labor de nuestros representantes como por el destacado desempeño que tienen habitualmente en los concursos regionales y mundiales.

Por eso, la prueba final, no incluyó pruebas con vinos, sino de conocimientos generales sobre la vitivinicultura y quienes trabajan para que se conozca y crezca el vino argentino. Las especialistas fueron consultadas sobre regiones vitivinícolas y hacedores culturales, con un juego en el que debían reconocer imágenes.

Al cerrar las cinco etapas, Donadío fue señalada como la mejor, y ocupará un lugar en esa historia de la sommellerie, junto a los ganadores de ediciones anteriores del Concurso Mejor Sommelier de Argentina -tal el caso de Valeria Gamper (2019 y campeona panamericana de este año en Chile), Martín Bruno (2017), Paz Levinson (2014 y 2010), Agustina De Alba (2012 y 2008), María Mendizabal (2006) y Flavia Rizzuto (2002), entre otros-, pero las tres se llevan el reconocimiento local e internacional que las acompañará en sus prometedoras carreras.

Delvis Huck, Alma Cabral y Andrea Donadio, compitieron este sábado por el título de Mejor Sommelier de Argentina.
Delvis Huck, Alma Cabral y Andrea Donadio, compitieron este sábado por el título de Mejor Sommelier de Argentina.

Sobre la ganadora

Antes de ganar la competencia, ya había sido reconocida como Top 3 en 2019, egresada CAVE 2011. Docente en CAVE 2022, cátedra Apreciación Gastronómica. Fue certificada como Certified Sommelier 2015, Court of Master Sommelier. Co-Creadora de Tinte Vinos, tienda online y Asesoramiento Gastronómico.

Tiene más de 10 años de experiencia en restaurantes como Oporto Almacén y El Baqueano. Tuvo varias experiencias en el exterior como Martín Berasategui en País Vasco en 2009 y Michel et Sebastian Bras en Francia en 2012. Es capacitadora en aceite de oliva Oliovita y fue docente de servicio y bebidas en el IAG – Instituto Argentino de Gastronomía durante 3 años.

El Concurso Mejor Sommelier de Argentina cuenta con la participación de más de 190 sommeliers socios de la AAS en los seminarios y 35 socios están compitiendo por el primer premio.

La iniciativa, que es posible gracias a más de 90 bodegas de todo el país que colaboran de forma estable con la Asociación, ha recibido el apoyo también de la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR), el Consejo Federal de Inversiones (CFI), el Ministerio de Cultura y Turismo del Gobierno de Mendoza, el Gobierno de la Provincia de Mendoza, Mendoza Capital Mundial del Vino, el Fondo Vitivinícola y Wines of Argentina (WofA).

COMPARTIR NOTA