Francisco “Paco” Puga: “El equilibrio es lo más importante a la hora de juzgar un vino”

Francisco Puga fue elegido como Enólogo del Año y será jurado en el Concurso de Vinos de Guarda14.
Francisco Puga fue elegido como Enólogo del Año y será jurado en el Concurso de Vinos de Guarda14.

El flamante Enólogo del Año en Argentina será jurado de la primera edición del Concurso Nacional de Vinos Guarda14. Antes de llegar a Mendoza, habló con Los Andes acerca del certamen y sus criterios para evaluar.

El próximo 29 de julio llegará a Mendoza desde los Valles Calchaquíes de Salta Francisco “Paco” Puga, el flamante mejor Enólogo del Año según el Argentina Special Report 2022 de Tim Atkin. ¿El motivo? El experto será parte del jurado de la primera edición del Concurso Nacional de Vinos Guarda14.

Antes de la fecha, el responsable de la enología de las bodegas El Porvenir y Francisco Puga y Familia habló con Los Andes acerca de sus expectativas para el certamen, los criterios que prioriza a la hora de juzgar un vino y más.

- ¿Por qué decidió participar como jurado del concurso?

- Es algo con mucha seriedad, que tiene el respaldo del jurado, con todos técnicos del medio que actualmente están trabajando. Creo que va a ser una puntuación muy sincera, aunque sabemos que los seres humanos tenemos nuestras preferencias. También con la garantía de gente experimentada que ha participado en concursos internacionales. Creo que va a dar de qué hablar por cómo está diseñado.

- ¿Qué es lo más determinante para juzgar el vino?

- Me parece que tenemos que dejar de tener prejuicios si los vinos son más o menos claros, o si son más o menos dorados. Creo que hay que valorar mucho más lo que uno percibe. Como seres humanos no todos podemos ver, pero sí podemos oler y saborear. Por eso es importante el equilibrio entre los aromas y la armonía en la boca. Son factores mucho más relevantes.

Antes se evaluaba mucho la limpidez de un vino o su transparencia, pero hoy en día se está trabajando con vinos que no son filtrados o estabilizados. No podemos juzgar por la vista algo que, a lo mejor, va a ser muy distinto en nariz y boca.

- ¿Qué es lo que importa entonces en nariz y boca?

- Siempre se busca el equilibrio, es absoluto en todo sentido. Por más que sean vinos turbios que estén frescos, que sean límpidos en aromas, que tengan franqueza frutal, una buena estructura y buena acidez. Es un combo muy grande el que se puede apreciar, pero la base de todo es el equilibrio. Si un vino está equilibrado, para mí, es muy bueno.

- ¿Por qué es relevante para la industria tener este tipo de concursos?

- Siempre el consumidor necesita referencias. Cuando se hacen degustaciones a ciegas por técnicos, creo que es muy bueno, porque es una garantía para el consumidor. Ellos necesitan estas referencias a la hora de comprar o para entender por qué tiene determinado precio algún vino, para bien o para mal. Una etiqueta cara no significa que a todos les guste. Pero, cuando se prueba a ciegas, sin rango de precios de referencia, la cosa cambia. Es bueno saber para el consumidor que viene de un concurso ciego y que le va a dar respaldo.

COMPARTIR NOTA