Las dos variables que amenazan la industria del vino norteamericano en el 2024

La industria del vino norteamericano enfrenta varios desafíos en el 2024.
La industria del vino norteamericano enfrenta varios desafíos en el 2024.

Las bodegas de EEUU buscan soluciones creativas para enfrentar el exceso de inventario y las regulaciones.

El presente panorama del sector vitivinícola en Estados Unidos está marcado por una serie de desafíos y transformaciones que están remodelando significativamente la industria. Desde fluctuaciones en los precios hasta un aumento en la regulación, los productores de vino estadounidenses se encuentran en una época de incertidumbre, aunque también emergen oportunidades inesperadas que podrían señalar el inicio de una recuperación.

Según Rob McMillan, vicepresidente ejecutivo de la división de vinos del Silicon Valley Bank, el sector ha experimentado dificultades, con ventas estancadas y un exceso de inventario que complica aún más la situación. Sin embargo, McMillan destaca algunos signos alentadores, como el ligero aumento en las ventas durante los últimos meses del año pasado y un renovado interés por parte de consumidores jóvenes en variedades como el Pinot Grigio y mezclas de blancos.

Este interés renovado es crucial, ya que el envejecimiento demográfico del consumidor tradicional de vino ha sido una preocupación constante para la industria. Además, las visitas a las regiones vinícolas muestran indicios de recuperación, aunque todavía no se alcanzan los niveles previos a la pandemia. Esto sugiere un posible retorno al turismo enológico, especialmente después de que los viajeros estadounidenses completen sus viajes pospandémicos y decidan reinvertir en experiencias locales como las degustaciones de vino en Napa.

Exceso de inventario, uno de los principales problemas

El exceso de inventario se ha convertido en uno de los mayores problemas actuales. La relación entre las botellas en inventario y las botellas vendidas es alarmantemente alta, lo que ha llevado a una reducción en los pedidos por parte de restaurantes y distribuidores. Como respuesta, muchas bodegas están considerando estrategias alternativas, como degradar vinos a una segunda etiqueta más económica para proteger la imagen de sus marcas principales.

El sobrestock es uno de los principales problemas que enfrenta la industria vitivinícola estadounidense.
El sobrestock es uno de los principales problemas que enfrenta la industria vitivinícola estadounidense.

Para abordar el exceso de inventario, algunas bodegas están recurriendo a soluciones creativas, como el reetiquetado ofrecido por una empresa emergente. Esta opción permite reposicionar productos a precios más accesibles sin comprometer la imagen de marca, ofreciendo a los consumidores la oportunidad de acceder a vinos de calidad a precios más bajos.

Por otro lado, las regulaciones estatales sobre el envío directo al consumidor (DTC) representan un desafío constante. La complejidad y evolución de estas leyes dificultan la capacidad de las bodegas para vender directamente a los consumidores en muchos estados. Esto afecta tanto a los productores como a los consumidores, que se ven privados de la posibilidad de comprar vinos directamente de sus bodegas favoritas en varios estados.

Además, la preocupación por el medio ambiente está llevando a varios estados a considerar legislaciones sobre el reciclaje de botellas, lo que podría implicar nuevos desafíos y costos para las bodegas. En California, por ejemplo, se ha aprobado una ley que obligará a las bodegas a participar activamente en el reciclaje de botellas.

Así las cosas, la industria del vino en Estados Unidos se encuentra en un punto de inflexión. A pesar de los desafíos, existen oportunidades para aquellos que logren adaptarse y evolucionar. Desde la adaptación a nuevas regulaciones hasta la captación de un público más joven y diverso, el futuro del vino en Estados Unidos podría estar marcado tanto por la innovación como por la tradición. Los próximos años serán decisivos para definir el rumbo de esta emblemática industria.

COMPARTIR NOTA