Tristeza en el mundo del vino por la muerte de un importante empresario vitivinícola

Donald M. Hess falleció a los 86 años. - Imagen web
Donald M. Hess falleció a los 86 años. - Imagen web

En las últimas horas se conoció la partida de Donald M. Hess, el suizo que era propietario de las bodegas salteñas Colomé y Amalaya.

El mundo vitivinícola está de luto: a sus 86 años falleció Donald M. Hess, el suizo que era propietario de las bodegas salteñas Colomé y Amalaya. Ayer por la tarde, la compañía anunció la partida del empresario a través de un comunicado oficial a los medios y sus empleados. De acuerdo a la información, el pionero de los vinos de altura en los Valles Calchaquíes murió en paz y rodeados de sus seres queridos.

Donald y su esposa Úrsula compraron su primera parcela de tierra Payogasta en el año 1998, donde su visión de producir vino en Salta se convirtió en una realidad, dando inicio a la historia de la Bodega Colomé. A partir de allí construyó una empresa de más de 180 empleados, 280 hectáreas de viñedo a una altitud impensada de 3111 metros sobre el nivel del mar. Fue el primer empresario vinícola en plantar viñas a esta altura.

Donald M. Hess y su esposa Úrsula. - Imagen web
Donald M. Hess y su esposa Úrsula. - Imagen web

El proyecto conocido como Bodega Colomé se ha convertido hoy en una referencia mundial para los vinos de Argentina y la vitivinicultura en altitudes extremas. Con sus iniciativas y visión, Donald impulsó la industria del vino y del turismo en los Valles Calchaquíes. Se han creado cientos de puestos de trabajo directos e indirectos y gracias a su determinación y orgullo por el terruño Calchaquí, ayudó a construir la visibilidad y reputación de los vinos salteños en el mundo.

“Para nosotros, como familia, Donald es un modelo a seguir. Sus valores se viven cada día en nuestra empresa. Su pensamiento empresarial a largo plazo está en nuestro ADN. Hoy no sólo perdemos a una de las mayores personalidades de la industria del vino, del mundo del arte y de Suiza. Hoy perdemos a nuestro padre, suegro, abuelo y sobre todo a un amigo”, afirmaron Larissa y Christoph Ehrbar, hija y yerno de Donald.

COMPARTIR NOTA