Valle de Canota: una región “poco conocida” de Mendoza para descubrir

El Valle de Canota ofrece vinos completamente distintos a los de los otros valles mendocinos. - Gentielza
El Valle de Canota ofrece vinos completamente distintos a los de los otros valles mendocinos. - Gentielza

Ubicado en el oasis Norte, a poco más de 30 minutos de la Ciudad de Mendoza y muy cerca de la Reserva Natural de Villavicencio, ofrece vinos peculiares de primer nivel.

En el mundo del vino, las tradiciones son un factor de peso. Pero también lo son las novedades. Es que en el último tiempo, los consumidores se han mostrado ávidos de probar propuestas que salgan de lo conocido, ya sea en varietales o regiones, lo que ha llevado a las bodegas a explorar nuevas zonas. Y ahí, la diversidad de Argentina ha sido una carta ganadora, sacando a la luz en los últimos años terroirs “poco convencionales” que han sorprendido con su calidad.

Ahí podemos anotar el Valle de Canota, el más alto de todos los valles del Norte mendocino, ubicado en el departamento de Las Heras, a alrededor de 30 minutos del casco urbano de la provincia y lindante a la Reserva Natural de Villavicencio. Un sitio en el que desde hace más de una década algunas bodegas comenzaron a plantar sus vides, con resultados que hoy están a la vista.

Para dar cuenta de su incipiente desarrollo, hoy apenas cuenta con un puñado de hectáreas cultivada con vides de las 17.000 que hay disponibles, aunque el acceso a agua, como sucede con la mayoría de las zonas de Mendoza, es su gran limitante. Asimismo, Valle de Canota es también una de las últimas IG aprobadas por el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), algo que logró en 2020.

Matervini. - Gentileza
Matervini. - Gentileza

Un “Valle Divino”

Canota significa en lengua nativa “Valle Divino” y son varias las razones que justifican este nombre. Está ubicado entre las sierras de Las Higueritas y las de Villavicencio, a solo 35 km de la ciudad, entre los 950 y los 1.200 metros de altura. Tal como lo definió Pablo Cúneo, director de Enología de Luigi Bosca, en sus cinco años de trabajo en el lugar han detectado clima templado y noches frías, a lo que se suman excelentes condiciones sanitarias debido a las bajas precipitaciones y la alta calidad de la luz.

Otra de las que lleva ese mismo tiempo en el Valle de Canota es Kaiken, quien cuenta con un Malbec de esa zona en su línea Aventura y otro como Kaiken Nude, que en su añada 2022 fue distinguido como el descubrimiento del año entre los vinos rosados, según el último reporte de Tim Atkin. “Es algo totalmente diferente a lo que conocemos de Mendoza, aunque está a 35 kilómetros de la ciudad”, destacó Juan Pablo Solís, enólogo de la bodega.

Verdaderamente es un valle divino, porque está entre las depresiones del Valle de Uspallata y las planicies orientales que dan a la precordillera de los Andes. Entonces, el lugar es bien distinto. También su cercanía a la Reserva Natural de Villavicencio aporta lo suyo, por la interacción que hay de flora nativa y fauna”, argumentó el enólogo.

Y si nos vamos más atrás en el tiempo, podríamos decir que uno de los pioneros en la zona y gran impulsor de la IG es Santiago Achával, quien en su proyecto Matervini muestra la plasticidad del Malbec interpretando este terroir.

Con más de una década en la zona, Achával mencionó cinco factores que hacen distinto a Canota: “Primero, los suelos, dominados por lutitas (piedra sedimentaria semimetamórfica de alto contenido de carbonatos de calcio) en una matriz franco-arcillosa; en segundo lugar, el meso-clima, esto es una brotación temprana (hasta 10 días antes) por primaveras más templadas y con menos heladas; el tercer factor es la presencia de micro-climas, siempre decimos que el meso-clima es importante, pero el micro- clima es determinante; cuarto, la orografia, especialmente la influencia de los cordones montañosos de Precordillera al Oeste y del Cerro Colorado al Este. Tampoco es menor la influencia de la ligera pendiente al Sur; y, por último, la vegetación nativa cercana”, completó, también aludiendo a Villavicencio.

Kaiken. - Gentileza
Kaiken. - Gentileza

Cómo son los vinos del Valle de Canota

Si bien cada vino es único, es posible destacar algunas características específicas aportadas por el Valle de Canota. “Tenemos vinos que, dentro del reconocible carácter mendocino, agregan a una fruta Malbec bien definida, algunas notas diferenciales, como especias, hierbas secas, jarilla y otras notas de vegetación pedemontana. Taninos de grano fino y notas minerales también acompañan, creando un todo original y característico de Canota. En resumen, Canota tiene un carácter en vinos bien definido. Un terroir potente que permite hacer vinos expresivos del mismo”, enumeró Santiago Achával.

A su turno, Juan Pablo Solís, aportó: “Haciendo una analogía, en el caso del Malbec, los encuentro similares a los vinos de Cafayate, en los Valles Calchaquíes. Hay una muy buena concentración de polifenoles, entonces son vinos complejos. En la nariz está más que nada una nota de vallisto y aparecen algunas notas de cacao, de eucalipto, regaliz, que no son tan tan comunes en los Malbecs que conocemos del resto de Mendoza. Entonces yo creo que eso los hace totalmente distintos”.

En coincidencia con su colega, Pablo Cúneo, señaló: “Hay una diferencia notable en los vinos y es que presentan suaves notas especiadas que recuerdan a los vinos de los valles del Noroeste de la Argentina. Este carácter matizado con los perfiles frutales típicos de cada una de las variedades allí cultivadas aporta una complejidad muy particular en los vinos”.

Luigi Bosca. - Gentileza
Luigi Bosca. - Gentileza

Mucho más que Malbec

Si bien, como sucede con casi todas las regiones del país, el Malbec es la cepa que predomina, en el Valle de Canota podemos encontrar algunos otros varietales, como el Petit Verdot, recientemente presentado por Luigi Bosca en su línea Apuntes. Se trata de una edición limitada que se vende de manera exclusiva en su tienda online.

Tal como lo contó Pablo Cúneo, la bodega tiene cultivadas allí Malbec, Cabernet Sauvignon, Garnacha y el mencionado Petit Verdot. “Todas estas variedades se comportan muy bien, dando vinos muy expresivos y con taninos suaves y dulces que maduran bien”, explicó el experto.

“Estas experiencias nos llevaron a poner atención en el Cabernet Sauvignon, ya que el carácter de especias dulces, dulzura y redondez que desarrolla nos pareció muy interesante y complejo. Luego cuando comenzamos a elaborar Petit Verdot, si bien en cantidades muy reducidas, vimos un potencial para una variedad de ciclo largo y que necesita mucha energía para madurar completamente”, manifestó Cúneo.

Y sobre el flamante lanzamiento y la línea que está inspirada en los “apuntes” del Ing. Alberto Arizu, resaltó: “Busca mostrar ‘perlitas’ ó vinos que encontramos con un carácter especial, hemos elaborado ambas variedades, lanzando en primer lugar el Petit Verdot y en breve un Cabernet Sauvignon del Valle de Canota”.

Mucho potencial

El reconocimiento de la región es cada vez más fuerte por parte de los consumidores y de la propia industria. “Crece día a día, con el paso de las vendimias, y con la difusión de los puntajes altos de críticos de reputación internacional. Y se acelera con la incorporación de otros productores a la oferta de vinos IG Valle de Canota. La masa crítica de bodegas ofreciendo vinos de la región es muy importante para que la identidad del Valle cristalice como algo independiente de Matervini”, sostuvo Santiago Achával.

El enólogo planteó que todavía quedan muchas hectáreas por cultivar en Canota: “La superficie cultivable y el acuífero potente permiten pronosticar un viñedo total de más de mil hectáreas”, cerró.

Seguí leyendo:

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA