Cuál es el componente que tiene el vino que produce más resaca que otras bebidas

El vino es una bebida muy beneficiosa para la salud.
El vino es una bebida muy beneficiosa para la salud.

Si bien el vino es una bebida muy beneficiosa para la salud tiene un componente que hace que tomarlo de manera excesiva pueda producir una fuerte resaca.

El vino, conocido por su alto contenido de antioxidantes derivados de las uvas, principalmente del resveratrol, se destaca por sus beneficios en la prevención de diversas enfermedades, según Tua Saudé, un portal portugués especializado en salud, nutrición y bienestar.

Entre los beneficios citados se incluyen la reducción del riesgo de aterosclerosis, la disminución de la presión arterial, la prevención del cáncer gracias a sus propiedades antioxidantes, el apoyo en el tratamiento de enfermedades crónicas, la prevención de trombosis, derrames y accidentes cerebrovasculares, el fortalecimiento del sistema inmunológico y la ayuda en la prevención de la diabetes debido a sus propiedades antioxidantes.

Sin embargo, a pesar de estos beneficios, el estudio enfatiza la necesidad de un consumo moderado de esta bebida alcohólica. La Asociación Americana del Corazón establece pautas de ingesta segura, recomendando hasta 148 ml de vino tinto para mujeres y hasta 295 ml para hombres, considerando el 12% de contenido alcohólico del vino.

Aunque el vino ofrece beneficios, su consumo excesivo puede llevar a la resaca o guayabo, una condición desagradable después de la ingestión excesiva de alcohol. Según Wired, el vino tinto contiene un componente exclusivo que, al descomponerse en el hígado, libera una sustancia que amplifica los efectos tóxicos del alcohol. Esto destaca la importancia de evitar el consumo excesivo no solo de vino, sino de todas las bebidas alcohólicas.

Copa de vino, imagen ilustrativa.
Copa de vino, imagen ilustrativa.

Mayo Clinic, una entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, señala que el consumo excesivo de alcohol aumenta el riesgo de diversos eventos adversos, como accidentes, violencia, suicidio, ciertos tipos de cáncer, insuficiencia cardíaca, hipertensión arterial, enfermedades hepáticas y pancreáticas, accidentes cerebrovasculares, así como el aumento de peso y la obesidad.

Es fundamental destacar que el consumo de vino y cualquier bebida alcohólica está contraindicado para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Además, el alcohol no es apropiado para menores de 18 años ni para personas que planean conducir. Estas precauciones refuerzan la importancia de un consumo consciente y responsable de las bebidas alcohólicas.

El vino es una bebida alcohólica que contiene un alto contenido de antioxidantes, ya que se prepara a base de uva, y esta fruta contiene resveratrol. Además, su consumo moderado ayuda a prevenir diversas enfermedades, según el portal portugués de salud, nutrición y bienestar Tua Saudé.

Es más, puntualizó que los beneficios son: “Disminuir el riesgo de aterosclerosis, puesto que contribuye al aumento de los niveles de colesterol llamado ¨bueno¨ o HDL”.

  • Disminuir la presión arterial, al relajar los vasos sanguíneos.
  • Prevenir el cáncer, debido a sus propiedades antioxidantes que combaten los radicales libres.
  • Ayudar en el tratamiento de enfermedades crónicas, como artritis o problemas en la piel, debido a su acción antiinflamatoria y antioxidante.
  • Prevenir trombosis, derrames y accidentes cerebro vasculares, por tener propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.
  • Fortalecer el sistema inmunológico, por contener propiedades antiinflamatorias y prebióticas.
  • Ayudar a evitar la diabetes, pues las propiedades antioxidantes de esta bebida previenen el desarrollo de la resistencia a la insulina.”

Ahora bien, pese a que tiene varios beneficios, esta es una bebida alcohólica, y se debe consumir con moderación. Por ello, la Asociación Americana del Corazón recomienda una ingesta segura de vino tinto de hasta 148 ml para mujeres y 295 ml en hombres, considerando que el vino contiene 12 % de alcohol.

No obstante, es importante señalar que su consumo puede generar guayabo o resaca, que hace referencia a los síntomas desagradables que una persona experimenta después de tomar mucho alcohol, pero ¿por qué el vino produce más resaca que otras bebidas?

Según una investigación publicada por el portal Wired “la más reciente refiere que el vino tinto cuenta con un ingrediente exclusivo que, al descomponerse en el hígado, libera una sustancia que amplifica los efectos tóxicos del alcohol”.

Por ello, es importante evitar consumir esta bebida en exceso, y no solo el vino, sino que es clave evitar consumir bebidas alcohólicas en exceso, pues Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, puntualizó que beber demasiada cantidad de alcohol aumenta el riesgo de los siguientes eventos:

-Accidentes, violencia y suicidio

-Ciertos tipos de cáncer

-Insuficiencia cardíaca

-Hipertensión arteria

-Enfermedades hepáticas y pancreáticas

-Accidente cerebrovascular

-Aumento de peso y obesidad

Finalmente, es importante señalar que ni el vino, ni cualquier bebida alcohólica debe ser consumida por mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Además, las bebidas que contengas alcohol no están indicadas para menores de 18 años ni para personas que van a conducir.

Seguí leyendo:

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA