Te presentamos a Daniel Guillén, “el viticultor” apasionado por las uvas del Valle Calchaquí

Daniel Guillén, el ingeniero agrónomo mendocino que elabora vinos en los valles calchaquíes.
Daniel Guillén, el ingeniero agrónomo mendocino que elabora vinos en los valles calchaquíes.

Daniel es ingeniero agrónomo. Creció con su familia rodeado de viñedos y frutales en su Mendoza natal, y desde ese entonces se dedicó a la viticultura.

El nombre de su emprendimiento -”El Viticultor”- proviene de la cultura que Daniel pudo apreciar en su paso por EEUU, donde advirtió que los profesionales que trabajan en esta temática, a diferencia de Argentina donde son mayormente ingenieros agrónomos, siguen la carrera de viticultura.

“Particularmente me sentí más identificado con esta tendencia, porque si bien soy ingeniero agrónomo desde hace 20 años trabajo exclusivamente con viñedos y no sé casi nada de otros cultivos”, explica entre risas.

  • Con El Viticultor ¿tienen viñedos propios?

-Por el momento no tenemos viñedos propios, pero estoy íntimamente relacionado con aquellos donde compro la uva, ya que los asesoro y conozco todo el ciclo de cultivo, desde la poda hasta la cosecha. Los mismos están ubicados desde Pucará -a 2400 m altura al norte de Cafayate, en los valles Calchaquíes-, hasta Santa María en Catamarca.

En breve tenemos el proyecto de construir una bodega pequeña para implantar unas pocas hectáreas alrededor.

  • ¿Qué podés contarnos acerca de los vinos que se elaboran en los Valles Calchaquíes? ¿Cuál es su principal diferencia con respecto a los vinos mendocinos?

-Primero diría que en los Valles Calchaquíes hay una formación de suelos diferentes, aunque la principal diferencia con Mendoza es que el clima tiene un régimen de precipitaciones mucho menor (150mm de lluvia promedio en verano). En los valles el punto más bajo es alrededor de los 1700 msnm. y el más alto 3000 msnm.

Al estar mucho más altos, los viñedos reciben una incidencia de la radiación mucho más fuerte, sumado a que las temperaturas son más altas en primavera y en verano refresca por las precipitaciones. Otro factor es el viento, que azota duro casi todo el año y hace que la planta se tenga que defender engrosando sus pieles, dando una mayor concentración.

En los Malbec de los valles se pueden apreciar notas herbales y especiadas, y en cuanto a fruta hay una gran versatilidad que va desde frutas rojas hasta frutas negras muy intensas.

  • ¿Quién es su enólogo/a?

-Yo me ocupo de la enología, haciendo uso de los conocimientos adquiridos luego de más de 15 vendimias trabajando al lado de estos profesionales, tanto en Mendoza como en el Valle Calchaquí.

  • ¿Qué tipos de vinos elaboran? Contanos acerca de su portfolio actual

-Actualmente El Viticultor elabora toda una línea de tintos. Tenemos dos Malbec, uno 2022 sin roble llamado El Viticultor de Acero, y uno 2021 con crianza por roble. También tenemos un Cabernet Sauvignon 2021 y el próximo lanzamiento en otoño de un Syrah.

Todos nuestros vinos son elaborados en forma tradicional, intentando reflejar fielmente el terroir. Vinificamos de forma clásica en tanques de acero inoxidable, y luego dejamos crecer el vino en barricas de roble francés y pequeños tanques de formas diversas de acero inoxidable.

Durante un año el vino madura en estos recipientes para luego pasar a botella.

  • Sus vinos, si bien son recientes, ya han obtenido importantes distinciones...

-Si, el año pasado por primera vez me animé a presentar una cosecha a Tim Atkin, la 2021, con la sorpresa de que obtuvo 96 puntos y fue destacado como “Tinto revelación del año” en su reporte 2023. Esto significó una gran felicidad y mucha emoción por el reconocimiento al trabajo que veníamos haciendo. Espero seguir por ese camino, tratando de mostrar vinos auténticos que expresen el terroir del Valle Calchaquí y su diversidad.

Perfil

Daniel Guillén es mendocino, se recibió como ingeniero agrónomo en 2005 y comenzó a trabajar en viticultura en bodegas del Valle de Uco, hasta 2015, particularmente en las zonas de El cepillo y Chacayes. Luego viajó a Francia para hacer una vendimia y capacitarse en enología, para pasar posteriormente un año en Washington (EEUU), trabajando en viticultura.

Al regresar al país, Daniel partió al Valle Calchaquí , donde tuvo su primera cosecha en 2018, momento en el cual surgió la posibilidad de hacer un vino personal. Nació así su proyecto “El Viticultor”.

Avalan su trabajo cerca de dos décadas de cosechas en Mendoza, Salta, Napa Valley, Washington y Coté du Rhone, acompañando su aprendizaje en el cultivo de la vid y la elaboración de vinos. Hoy Daniel se esfuerza por entender cada terroir, cultivar con sustentabilidad, e imprimir identidad en cada uno de sus vinos.

COMPARTIR NOTA